Caminante no hay camino…

Quien me conozca un poco, sabrá que me encanta ver, mostrar, cotillear, enseñar….los procesos de creación de TOOODO!! Es un éxtasis sublime…

Se ha escrito mucho acerca de los procesos de creación artística y sin embargo es algo que todavía me sobrecoge. Creo que es ahí (durante el proceso) en donde se germinan realmente los proyectos, esa incertidumbre por lo oculto, por lo que todavía está por llegar. Ese dejarse llevar para encontrar una respuesta a lo que quieres crear. A través de los procesos aprendemos, experimentamos y damos forma a esas ideas que vagabundean por nuestra mente, Ay!!!! maravillosos los procesos de creación!!!

La verdad, soy muy procesual, claro que puedo visualizar las cosas antes de crearlas pero es cuando comienzo a dar forma a la idea cuando empieza lo bueno; “caminante no hay camino se hacer camino al andar”, qué grande Machado!! Ese momento de sentarte y ponerte manos a la faena…que gustirrinín! y empezar a hacer camino. Una idea puede cambiar tanto cuando arrancas con ese proceso de materialización… creo que ahí reside la magia: “haciendo”.

Os he de confesar que muchas veces me “mosqueo” toda cuando voy a una feria de artesanía y observo las piezas a las que denominan ARTESANÍA.  ¿Qué pasa? (léase con tono de macarrita protestona), ¿qué a cualquier cosa reproducida en serie se le llama artesanía?,  ¿en qué parte que me perdí…?, ¿dónde se esconde el trabajo de un diseño mimado y cuidado?, ¿dónde está esa elaboración artesanal hecha a mano?, ¿dónde están esas piezas únicas?….¿estamos solos en el universo? jijijiji…¿o acaso todo vale?, pues a veces parece que sí! Todo vale, aunque me gustaría pensar que no. Lo bello de la artesanía es saber que detrás hay todo un proceso de creación único, es ese proceso lo que le da un valor añadido a la pieza. Llevarte una pieza única y poder imaginar ese proceso del artesano, que a lo mejor se cortó haciéndola, o se lo pasó en grande….o simplemente le planteó un reto. Quizás sea una idea romántica (de la vida en general) pero son cosas que me gusta imaginar, esos procesos…. Sólo apto para locos!.

Hace tiempo que quería mostraros el proceso de las piezas que hago  y  esta es una buena ocasión para ello. La pieza que os presento fue sufriendo (para bien creo) una gran transformación en el diseño y finalmente hasta llegué incluso a poner pasta Fimo (eso que siempre fui una gran detractora de ella).

Bueno, así era el primer boceto:   Boceto primero

Y después pasó todo esto:

Luego de vectorizarlo… y en rojo para que se vea bien.Vectores

Con el diseño en mano, me voy al taller a seleccionar la madera para hacer esta peineta de 19 x 15,5 cm. con ayuda del maestro ebanista claro, que no es otro que mi abuelis Antonio. Y nos decidimos por el Sapeli…una pieza de 5 mm. de espesor, muy, muy seca; un lujo vaya. Según el maestro, es demasiado fina y no muestra confianza en la artesana (que no soy otra más que yo, la que escribe); el maestro le daría unos milímetro más. ¿Pero que ocurriría con esos milímetros de más?, pues que supondría un incremento en el peso bastante considerable y no podemos olvidar que se trata de una peineta para el pelo. Conclusión: 5 mm. Ahora toca seguetear…después limar y lijar.

Ya está segueteada y con el buril se trabajan los grabados. Después la tengo que raspillar para sacarle el papel que previamente encolé  para poder tener la referencia del diseño. Bueno, cuando ya está lista, con betún de judea y un pincel muy finito pinto los surcos que hice con el buril. Vuelvo a lijar y barnizo.

Cuando la tengo terminada veo que está inacabada, si tuviera unas piedras….unas turquesas o algo así! Entonces, la bombilla de las ideas se enciende y recuerdo que el otro día en la tienda ” A Vella Fábrica de Lápis” (que está en Ferrol y os recomiendo visitar para comprar vuestro material de belloartistas) tenían pasta Fimo y ahí que me lanzo, primero a comprarla y luego ya veremos…  Nunca antes la había usado, pero por probar… Mi primera prueba fue un DESASTRE TOTAL!!!. Me salieron mis pseudoturquesas tan churruscaitas que hasta daba penita mirarlas. Negras como el betún, no!, como el carbón…negras, negras como la noche más oscura, y menos mal que mi hermana me aviso que sino… Y del olor a químico quemado ni os cuento….fatal!!! Pero yo nunca me rindo, y en terca e insistente no me gana nadie, de modo que…lo intento una segunda vez, y casi, casi se me vuelven a churruscar. Las pude rescatar menos mal, pero nunca hagáis caso de las indicaciones…¿treinta minutos?, diez a lo sumo.

El caso es que finalmente quedó así:

Sueño modernista

¿Qué, os gusta? Pues la podréis ver en el Art Xove de Pontedeume.

Ya me despido, muchos saludos y a gozar de la vida! Salud!

Anuncios

2 pensamientos en “Caminante no hay camino…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s